Tratamiento de las infecciones en Pediatría · Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico
Atención: Texto no actualizado. Las recomendaciones que incluye pueden no ser las más apropiadas en el momento actual. Recomendamos precaución a la hora de aplicarlas en los pacientes

Guía para la toma de muestras destinadas a realizar estudios microbiológicos (versión completa)


Fecha de actualización: 06/05/2010
(V.1.0/2010)

Cita sugerida:  Pérez Pomata T, Aracil García B, Cogollos Agruña R, Durán Valle T, Gil Romero Y, Gómez Garcés JL, Pérez Rivilla A. Guía para la toma de muestras destinadas a realizar estudios microbiológicos (v.2/2010). Guía-ABE. Infecciones en Pediatría. Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico [en línea] [actualizado el 06/05/2010; consultado el dd/mm/aaaa]. Disponible en http://www.guia-abe.es

Introducción / puntos clave

La calidad de la muestra tiene una gran repercusión sobre la fiabilidad de la información que el laboratorio de microbiología pueda proporcionar sobre ella. De una muestra mal tomada, escasa, incorrectamente transportada o conservada se obtendrán datos falsos que podrían inducir a errores diagnósticos; en el mejor de los casos, se habrá realizado una prueba inútil y un gasto innecesario.

Este texto no pretende ser exhaustivo, sino una referencia general y pretende facilitar información concisa sobre los estudios más frecuentemente realizados. Así pues, sugerimos que, ante cualquier duda que no pueda ser resuelta consultando estas páginas, se acuda al Servicio de Microbiología correspondiente.

Normas generales

  • Recordamos que para el manejo de todas las muestras se deben seguir las precauciones encaminadas a limitar los accidentes con material biológico, incluyendo las normas sobre eliminación de los residuos generados al obtener los especímenes. Además, siempre que sea posible, se empleará el material de bioseguridad aconsejado.
  • Las muestras y los volantes que las acompañen estarán adecuadamente identificados. Además, se harán constar de forma clara todos aquellos datos clínicos que se consideren de utilidad para orientar el procesamiento microbiológico, los datos de la muestra (localización de la que se ha obtenido, método empleado, etc.), el estudio solicitado y los antimicrobianos que está recibiendo el paciente.
  • Siempre que sea posible, las muestras destinadas a realizar estudios que impliquen el cultivo de patógenos serán recogidas antes de iniciar tratamiento con antimicrobianos. Un antibiótico incapaz de curar la infección puede ser lo suficientemente activo como para inhibir el crecimiento in vitro del agente causal. Cuando el tratamiento antimicrobiano ya esté en curso, se intentará realizar la toma inmediatamente antes de una dosis. En los estudios de ácidos nucleicos y antígenos de agentes patógenos, así como de los anticuerpos desarrollados frente a ellos, la influencia del tratamiento antimicrobiano previo es menos definitiva que en el caso anterior.
  • Antes del envío asegúrese de que el contenedor esté bien cerrado para que durante el transporte no se produzcan derrames.

Muestras para cultivo

  • Lo ideal es procesar las muestras en las dos horas siguientes a su recogida. Cuando esto no sea posible, es imprescindible mantenerlas en las condiciones (temperatura y medio de transporte) adecuadas para garantizar la viabilidad de los patógenos que se pretenda recuperar y limitar la proliferación de la flora acompañante. Aún en condiciones óptimas de conservación, la viabilidad de los microorganismos es impredecible transcurridas más de 24 horas desde la toma de la muestra; por ello, cuando el procesamiento no sea posible en este plazo se retrasará la recogida siempre que de la demora no derive perjuicio para el paciente ni para el rendimiento del estudio.
  • Las torundas son el sistema menos aconsejable para la recogida de muestras; por ello, se emplearán solamente cuando la cuantía de las mismas sea muy escasa o cuando no sea posible tomarlas por otro método (exudados de mucosas). En los envases de estos dispositivos consta el medio de transporte que contienen los tubos, así como la caducidad del mismo, que debe ser comprobada antes de emplearlos. Las torundas serán del tamaño y la composición adecuados para la localización de la muestra; por ejemplo, los exudados uretrales requieren un aplicador fino con varilla de metal y los nasofaríngeos un aplicador fino con varilla flexible.
  • Cuando se solicite investigación de varios tipos de patógenos (bacterias, hongos, micobacterias, virus) es aconsejable repartir la muestra en tantos contenedores como tipos de estudio se solicitan y enviar un volante de solicitud para cada uno de ellos.
  • El resultado del cultivo puede resultar comprometido cuando el volumen de la muestra es demasiado escaso.

Muestras para investigación de virus

  • Para las muestras en las que se solicite la investigación de virus deben tenerse en cuenta una serie de factores que contribuyen a mejorar la sensibilidad diagnóstica de las pruebas de detección viral (cultivo y detección de antígenos o de ácidos nucleicos): a) tipo y calidad de la muestra; b) momento de recogida de la muestra; y c) conservación y oportuno procesamiento de la muestra.
  • En general se requieren muestras del órgano afectado, donde existe mayor replicación viral. En el caso de muestras respiratorias, son preferibles aquellas que contengan mayor número de células epiteliales infectadas (lavados nasofaríngeos mejor que exudado faríngeo).
  • Para una mejor recuperación de la mayoría de los virus, es recomendable obtener muestras en los 3 primeros días del comienzo del cuadro clínico, por existir una mayor eliminación de virus.
  • Las muestras deben transportarse en condiciones adecuadas y procesarse lo antes posible (la viabilidad de los virus disminuye con el paso del tiempo). Los especímenes de tejido y torundas deben ir en medio de transporte de virus para evitar su desecación; el resto de muestras (LCR, orina, heces, líquido de vesículas) pueden enviarse sin medio de transporte y, si no se van a procesar de inmediato, deben conservarse a 4 ºC.

Cambios más importantes respecto a la versión anterior: se han añadido algunas recomendaciones relacionadas con la recogida de muestras para la investigación de virus.

Muestras Propósito Pág.
Abscesos
  • Investigación de bacterias, hongos, micobacterias y parásitos causantes de infecciones locales o de infecciones sistémicas con afectación de estos tejidos
3
Balano-prepucial
  • Investigación de Candida spp
3
Bucal
  • Cultivo de hongos levaduriformes
  • Investigación de virus herpes
4
Conjuntival
  • Investigación de bacterias y virus causantes de conjuntivitis
4
Faringe
  • Cultivo de Streptococcus pyogenes y Candida spp
4
Heces
  • Cultivo de enteropatógenos bacterianos
  • Detección de antígeno de rotavirus
  • Investigación de toxina de Clostridium difficile
5
Ano: prueba de Graham
  • Investigación de huevos de Enterobius vermicularis (oxiuros)
5
Heces: parásitos
  • Investigación de huevos, quistes y larvas de parásitos intestinales
6
Hemocultivo
  • Diagnóstico etiológico infecciones que cursen con bacteriemia
6
Liquido cefalorraquídeo
  • Cultivo de bacterias, hongos, micobacterias y virus productores de meningitis
  • Detección de antígeno criptocócico
  • Determinación de anticuerpos no treponémicos (RPR)
  • Investigación de enterovirus, virus herpes y otros patógenos meníngeos mediante técnicas moleculares
7
Nasofaringe
  • Investigación de Bordetella pertussis
  • Detección de antígeno de virus respiratorio sincitial (VRS) y otros virus respiratorios
8
Oído
  • Investigación de bacterias y hongos causantes de otitis media o externa
8
Orina
  • Cultivo de bacterias, hongos y micobacterias
  • Detección de antígenos de Streptococcus pneumoniae y Legionella pneumophila en pacientes con neumonía aguda
  • Investigación de antígenos de Chlamydia
9
Orina (recogida con bolsa)
  • Recogida de orina de pacientes no continentes, habitualmente lactantes
10
Úlceras y heridas superficiales
  • Investigación de bacterias, hongos y micobacterias
10

Abscesos
  • Propósito: investigación de bacterias, hongos, micobacterias y parásitos causantes de infecciones locales o de infecciones sistémicas con afectación de estos tejidos
  • Material: gasas estériles; alcohol etílico al 70%; povidona yodada al 10%; jeringa y aguja estériles; contenedor estéril con tapa a rosca
Procedimiento Transporte Conservación Observaciones
  • Una vez definida la zona de punción, se desinfectará con alcohol etílico un área de unos 10 centímetros de diámetro, realizando círculos concéntricos del centro a la periferia
  • Se repetirá la operación con povidona yodada, dejándola secar antes de efectuar la punción (2 minutos). Si el paciente es alérgico a los compuestos yodados se deben realizar dos limpiezas con alcohol
  • Se efectuará la punción- aspiración del absceso con jeringa y aguja
  • En la jeringa con la que se ha llevado a cabo la extracción o en un contenedor estéril
  • Para investigación de micobacterias a 4 ºC (nevera)
  • Resto de estudios: a temperatura ambiente
  • Cuando la cantidad de muestra sea inferior a 2 ml, la muestra será remitida en la jeringa con la que se ha realizado la extracción; la aguja será eliminada en un contenedor de seguridad apropiado y la jeringa se obturará con un tapón hermético estéril
  • Si el volumen de muestra es mayor de 2 ml, se puede transferir ésta a un contenedor estéril

Balano-prepucial

Propósito: investigación de Candida spp
Material: dos torundas estériles

       
  • Tómese muestra del surco balano-prepucial y de los bordes de las lesiones sospechosas (si las hubiese) con ambas torundas sucesivamente
  • Con medio de transporte Amies